***

Estaba con Mike Oldfield, de repente, en un gran jardín, un inmenso parque de algo que venia a ser algo así como un internado. Una gran escuela, antigua, donde daba la impresión que los alumnos vivían. Recuerdo unas escaleras que llevaban al gran edificio inmensas y barrocas, parecidas a las que hay en el Parc de la Ciutadella.

Estaba realmente feliz de estar con Mike, pero la emoción ni me sobrepasaba ni me dejaba en ese típico estado de embriaguez sensitiva. Así que era genial, estaba sereno pero tremendamente feliz de poder compartir tiempo con él.

Íbamos dando una vuelta por el parque y hablamos de cosas que no recuerdo. El único tema que recuerdo haber hablado con él fue el de la música hoy en día, cómo la tecnología te permite hacer cosas de una manera mucho mas simple que antes. Por consecuencia el mérito no es tan grande, ya que el esfuerzo es menor. Le comenté la posibilidad de utilizar samplers, de repetir loops y no tener que tocar un fragmento durante muchos minutos. Le comenté que eso no tenía el mérito que podían tener obras como Incantations, tremendamente complicadas de tocar y muy largas. El asintió con la cabeza cuando le puse el ejemplo de Incantations.

Llegó un momento en que quizá se cansó de hablar / escucharme así que cuando estaba estirado en un banco de manera muy divertida y después de haberme acercado a por un par de pequeños helados de fresa de una bola me propuso dar una última vuelta encaminada hacia dentro del edificio, ya que tenia ganas de descansar. En realidad fue directo hacia el edificio así que no hubo tiempo para mucho más.

Cuando llegamos al aeropuerto me doy cuenta de que allí se esta filmando una especie de película (daba la sensación de ser una serie). Habían cámaras y los niños interpretaban papeles. Cuando nosotros subimos las escaleras para entrar en el edificio entrábamos dentro de las escenas de filmación. Una vez entramos, perdí a Mike de vista. Creo que se fue a su habitación.***

Anuncios

*** Hay una gran inundación, pero sólo en una parte del campo visual. Trabajo como camarera. Somos un buen grupo de camareros, reímos, hay buen ambiente. Un gran río aparece por la derecha del campo visual. Me envían allí a recoger el agua y que vuelva todo a la normalidad. El río está causando un desastre y trae miseria consigo. Veo que hay una tapa levantada, llevo un cubo para achicar agua. La tapa es cuadrada, de una trampilla en el suelo. La trampilla se cuela por el agujero que se supone que tenía que tapar. Dentro sí que encaja. Hay un agujero dentro del agujero. No cesa de aumentar el volumen del agua y me arrastra la corriente junto con más gente. Pienso en mi bebe. Pasamos por mi antiguo cole de E:G:B:, por el edificio de los más pequeñitos. Hay niñas con trajes hechos con plásticos y flores. Celebran algo con lo poco que tienen. La corriente me arrastra, pero no estoy asustada. Al final de todo hay una catarata bestial que nos matará a todos. Alguien me echa un cable y salgo del cauce del río. Comienzo a subir, a remontar el cauce apoyándome en la valla metálica que lo contiene. Subo con dos mujeres más. Hablamos de cuando lleguemos al punto de partida, una de ellas me dice que nos haremos con una habitación-casa que en ese momento veo ante mis ojos: dos camas, sólo un cuarto, color salmón, una ventana. Seguimos subiendo cogidas a la valla mientras el agua, enorme, arrastra todo lo del otro lado.***

*** Quieres que vayamos a ver un piso. Está en una calle del Raval muy bonita. El edificio de fachada verdosa está muy degradado, parece sacado de Berlín Este. Antes era el Hospital Pompeu Fabra. Entramos, mientras yo voy repasando mentalmente las direcciones en las que he vivido en Barcelona. Nunca pensé que volvería a vivir en Ciutat Vella.

El interior estaba en ruinas. Paredes derruidas y cables sueltos. Entramos por un boquete de la pared izquierda a una especie de cocina. Estábamos criticando a la propietaria cuando escuchamos una voz que provenía de una mesa cercana. Si, era ella. Eran cuatro muñecos pequeños encima de la mesa. ***

*** ¡Mira que hermosa está la luna hoy!

Demasiado.
Es una bola enorme y gris, del tamaño de un edificio y con su rotación está moviendo la tierra del descampado.
Estamos en peligro, la luna va a colisionar con la Tierra.
Salimos corriendo, pero ¿hay escapatoria posible?
Subimos a una terraza y hay un grupo de vecinos mirando al cielo. Estamos en el barrio de mi niñez.
Al final sólo era un eclipse que se reproducía una y otra vez vertiginosamente. Lo curioso es que se podía ver también a la Tierra. Como un baile entre los dos astros a la velocidad de la luz. ***

Jorge Luis Borges

El sueño

Si el sueño fuera (como dicen) una
tregua, un puro reposo de la mente,
¿por qué, si te despiertan bruscamente,
sientes que te han robado una fortuna?

¿Por qué es tan triste madrugar?

La hora nos despoja de un don inconcebible,
tan íntimo que sólo es traducible
en un sopor que la vigilia dora

de sueños, que bien pueden ser reflejos
truncos de los tesoros de la sombra,
de un orbe intemporal que no se nombra

y que el día deforma en sus espejos.
¿Quién serás esta noche en el oscuro
sueño, del otro lado de su muro?

*** Estoy con mi madre en otro país, en una reunión con otros amigos. Cuando decidimos irnos, uno de mis amigos me dice que tomemos un tren que nos dejará a mi y a mi madre en mi casa. Yo le pregunto cómo es posible que haya un tren que vaya de un país a otro? Me dice que si, que en cinco minutos nos dejará en nuestra estación. Nos subimos al tren… ***

la vida es el sueño

los sueños otra realidad

todo deseo, consumo, necesidad

parte de una película

que cubre nuestro iris

no la quitamos nunca

hasta cerrar los ojos

nos vamos de viaje

al país fantástico

dónde todo es posible

y todo diferente

nuestro cerebro

desarrolla la máxima capacidad

¿soñar despierto

estar despierto soñando?